Iván Abascal Lozano

Desarrollador web

Crea tu servidor en Clouding.io

Este artículo está patrocinado por Clouding.io.

Recientemente me contactaron desde Clouding.io para ver si podía publicar un artículo que hablase de ellos en mi web. Para quien no les conozca, son una empresa que ofrecen servidores cloud, del estilo de Digital Ocean o Vultr. Como detalle, al momento de publicar este artículo, esta web está subida a uno de sus servidores.

Una de sus ventajas es que es una empresa ubicada en España, que, por supuesto, ofrece soporte en español. Algo que facilita contactar con el equipo de soporte técnico cuando haya algun problema y necesitemos su ayuda para resolverlo, sin miedo a que la barreda del idioma retrase encontrar soluciones o lleve a malentendidos. También puede ser una ventaja que los servidores estén en España, principalmente en el caso de que necesitéis, por ejemplo, ofrecer los menores tiempos de respuesta a clientes del país.

Por supuesto, antes de escribir sobre el servicio, lo he estado probando. Tú también puedes hacerlo aprovechando que con un nuevo registro te dan 5€ de saldo para que puedas probar sus servicios. De esa forma puedes ver la plataforma de primera mano, hacer pruebas de rendimiento o cualquier tipo de prueba.

Creando un servidor

Nada más registrarme, lo primero que hice fue crear un servidor. Al crear un servidor se pueden configurar diversas opciones, como el sistema operativo, la RAM, el número de CPU o el almacenamiento. Cada una de las opciones tiene un coste asociado, que van indicando en todo momento para que sepas lo que vas a pagar.

Sección para crear un servidor

Dentro de los sistemas operativos se pueden instalar varias imágenes de Linux o Windows. También hay varias aplicaciones preconfiguradas para que no tengas que preocuparte de instalarlas. Puedes encontrar imagenes preparadas con instalaciones de WordPress, Prestashop o Ghost, entre otras. Además, también puedes crear un nuevo servidor a partir de una copia de seguridad o de una snapshot. Para las pruebas, decidí probar a instalar una imagen de Ghost, ya que es el CMS que uso actualmente.

Selección de la imagen a instalar en el servidor

Después de seleccionar la imagen puedes elegir la configuración del servidor. El coste del servidor va aumentando cuanta mayor RAM, CPU y almacenamiento se configure. Lo bueno de esto es que te permite seleccionar únicamente los recursos que necesites, y por ende, pagar lo justo. Para comenzar las pruebas, en mi caso configuré el servidor más básico, que consta de 1 GB de RAM, media CPU virtual (he asumido que la v es de virtual) y 5 GB de almacenamiento.

Selección de los recursos del servidor

Tras configurar el servidor, puedes activar la creación automática de copias de seguridad. Esto puede venir bien como medida de precaución, por si en algún momento hay algún problema con el servidor. En caso necesario, podrás restaurar una copia de seguridad.

Configuración de backups

También hay alguna configuración más, como la posibilidad de configurar una clave SSH para acceder al servidor, activar una red privada para poder comunicar tus servidores entre sí en caso de tener varios, o configurar un firewall, opción de la que hablaré más tarde.

En mi caso, para realizar las primeras pruebas, elegí una imagen de Ghost, con todas las características al mínimo, y creé el servidor. Más o menos medio minuto después ya estaba levantado. A decir verdad, el proceso me pareció bastante rápido.

Lista de servidores

Los ajustes del servidor

Ahora, con el servidor creado, ya podemos ver el mismo en la lista de servidores, y podemos acceder al panel de ajustes del propio servidor, donde se pueden ver sus características y los datos del mismo. Datos que necesitaremos si queremos acceder al servidor por terminal para configurarlo.

Panel de control del servidor

Una de las opciones que da la plataforma es descargar una clave para poder acceder al servidor por SSH. Esta es la clave SSH que se puede configurar durante el proceso de creación del servidor.

Otra opción muy importante es el acceso a una terminal desde la propia web. Esto puede ser útil en determinados momentos, bien sea porque necesitas conectarte al servidor desde un equipo en el que no es posible conectarse mediante SSH, o bien porque por error has cerrado el puerto 22 y resulta imposible realizar una conexión por SSH.

También es posible habilidar los backups y snapshots, además de la opción de redimensionar los recursos del servidor. Es posible redimensionar el servidor tanto para agregar recursos como para reducirlos, a excepción del espacio de almacenamiento, que no se puede reducir.

Redimensión de los recursos del servidor

Un vistazo a la imagen de Ghost

Algo en lo que tenía interés es comprobar cómo quedaba la instalación de Ghost usando la imagen específica para ello. Lo primero que comprobé es que se había instalado la última versión de Ghost que había publicada en ese momento, lo cual me pareció genial. Las imágenes instalan software actualizado.

Por lo demás, vi que aparentemente estaba instalado de forma similar a como recomiendan en las instrucciones de instalación del CMS. La imagen lo deja todo preparado para poder comenzar a publicar de inmediato, o en su defecto, para configurar el tema y subir un backup de los datos de un blog ya existente, como era mi caso. Un proceso bastante rápido y sencillo.

Firewalls configurables desde la web

Una de las cosas que me llamó la atención fue la posibilidad de configurar las reglas del firewall desde la propia web, sin necesidad de acceder al servidor. Esto permite controlar si se permite o deniega el tráfico a través de ciertos puertos, desde ciertas IP, y el protocolo. Es una capa extra de seguridad que provee directamente la propia plataforma de Clouding.

Al crear nuevas reglas es posible utilizar algunas plantillas que ayudan a crear las reglas de forma fácil, y en caso necesario siempre se puede personalizar los valores.

En mi caso configuré las reglas de forma que sólo permitan el tráfico HTTP y HTTPS, ya que para mantener un blog no es necesario tener más puertos abiertos. En caso de tener algo más complejo, es posible incluse crear varios perfiles con diferentes reglas y combinarlos entre sí.

Configuración de un perfil de firewall

La experiencia inicial que he tenido ha sido buena. No han surgido problemas, y la plataforma de configuración de los servidores es sencilla de utilizar. La forma de migrar la web en caso de usar uno de los CMS que incluyen en las imágenes predefinidas también es fácil de hacer, puesto que queda todo listo para funcionar.

El servicio puede ser perfectamente válido para montar tanto webs sencillas como este blog, pero también para aplicaciones más complejas que requieren una mayor infraestructura, recisamente por la capacidad de crear múltiples servidores, conectarlos en una red interna, y la posibilidad de escalarlos en caso de necesidad.

twitter linkedin github